Acompañados y Acompañar, el domingo celebramos la Asamblea Parroquial

El pasado Domingo 22 de octubre tuvimos la asamblea parroquial donde D. Jesús Navarro, nuevo vicario de pastoral presentó la programación diocesana. Se nos animó a sentirnos ACOMPAÑADOS Y ACOMPAÑAR pastoral, personal y espiritualmente a las FAMILIAS en todas sus etapas, a los jóvenes y a los sacerdotes.
Después estuvimos dialogando por grupos y tras un café presentamos al Señor en oración nuestro diálogo el cual os presentamos.
Este es el trabajo en grupo que los distintos grupos de nuestra parroquia ofrecieron al Señor como retos e ilusiones para este nuevo curso que tendrá como eje fundamental el acompañamiento.
  1. ¿Cómo podemos sentirnos acompañados y acompañar a otros en la comunidad?
  • Señor, desde la catequesis de infancia, queremos apoyarnos unos a otros en las distintas situaciones, tanto a nivel personal como comunitario, cumpliendo con nuestro compromiso dentro del grupo.

 

  • Señor, como grupo de la Pastoral de la Salud queremos darnos a conocer, abriéndonos y manifestándonos a los demás. De igual modo queremos ser grupo de referencia en el que podamos confiar unos en otros, atendiendo a las necesidades de cada uno y animándonos a través de los medios de los que disponemos. Empezar con los pequeños detalles sería un buen gesto: felicitarnos en los cumpleaños, en los santos, acompañando en la enfermedad, etc. Además creemos que es enriquecedor participar en los grupos de encuentro, de oración y en las distintas actividades parroquiales.

 

  • Señor, desde el coro y con nuestras canciones hechas oración, queremos ayudar a la asamblea a las necesidades que cada cual necesite desde su interior.

 

  • Señor, desde el grupo de adultos, creemos que el acompañamiento es posible cuando brota desde el corazón y con sinceridad.

 

  1. ¿Cómo podemos acompañar a las familias de nuestra parroquia?

 

  • Señor, como catequistas de infancia, queremos tener un contacto individual con cada una de las familias de nuestros grupos e invitarles a participar en nuestra comunidad.

 

  • Señor, desde el grupo de la Salud queremos salir al encuentro de todas aquellas personas que necesitan ser escuchadas, acogidas, acompañadas e integrarlas en la parroquia haciéndoles sentir parte importante de ella. Para ello queremos animarles a participar en las celebraciones más especiales como pueda ser el día del Enfermo. Queremos hacerles sentir que su experiencia como persona mayor o enferma nos aporta fortaleza y nos ofrece un gran ejemplo de testimonio para nuestra vida de creyentes.

 

  • Señor, como coro creemos que quizás podríamos aportar más, pero el tiempo mucha veces lo impide. Queremos seguir participando, desde nuestras posibilidades, en las celebraciones dominicales, en las confirmaciones, en Navidad, en Semana Santa, etc. De igual modo queremos continuar visitando y alegrando a los ancianos del asilo.

 

  1. ¿Cómo podemos acompañar a los jóvenes de nuestra parroquia?

 

  • Señor, desde la catequesis de infancia, creemos que habría que invitar a hacer actividades acordes a los tiempos que les toca vivir: cineforum, música, etc. Pero no solo para los que continúan en catequesis, sino abierto a todos para que conozcan y participen de nuestra parroquia.

 

  • Señor, desde el coro vemos esta dificultad debido a que los jóvenes quieren una libertad plena y pocas ataduras. Aún así el coro estaría dispuesto a recibirlos para que participasen junto a nosotros si ellos lo desean.

 

  • Señor, desde la catequesis de adolescentes y jóvenes, te ofrecemos lo que hemos pensado para acompañar a los jóvenes:
  • acompañar a los chavales que quieran formar parte activa de la comunidad después de celebrar el sacramento de la Confirmación para que puedan hacerlo acompañados de otros jóvenes. Entre las distintas propuestas se encuentran las siguientes: reunirse cada tres semanas para preparar algunas oraciones o vigilias, responder a la acción social a través de Cáritas, Manos Unidas, estrechar lazos de fraternidad con un café, etc.
  • ofrecer una formación que les capacite para ser animadores de niños, para que vayan descubriendo cuál es su vocación no solo en la Parroquia, sino en su propia vida.
  • provocar el encuentro con las familias, pilar fundamental en su vida de fe. No queremos olvidar a las familias, queremos tenerlas muy presentes por lo esenciales que son para formar comunidad y para el desarrollo integral de la persona.
  • comprometernos a encontrarnos todos los monitores de jóvenes una vez al trimestre en oración contigo Señor y de este modo compartir las dificultades y asperezas del camino, así como para descubrir los nuevos proyectos que sueñas para nosotros.

 

  • Señor, desde el grupo de adultos, partimos de la premisa de que la Iglesia no enamora a la juventud. Usamos un lenguaje lejano a los jóvenes. Estamos convencidos que el mensaje de la Iglesia es el de Jesús pero hay que cambiar la forma de transmitir dicho mensaje y de evangelizar. Tenemos que actualizarnos. La impronta del Papa Francisco debe llegar a las parroquias.

 

  1. ¿Cómo podemos acompañar al sacerdote y tener una pastoral vocacional en nuestras parroquias?

 

  • Señor, desde la catequesis de infancia, queremos empatizar con el sacerdote, ofreciéndole nuestro apoyo y que sepa que puede contar con nosotros como parroquia y en lo personal.

 

  • Señor, desde el grupo de pastoral de la Salud queremos interesarnos por nuestro sacerdote, por su trabajo y necesidades.

 

  • Señor, creemos que en los grupos de oración si se forman grupos familiares y el coro podría participar con la oración hecha música.

 

  • Señor, como catequistas de adolescentes y jóvenes, te ofrecemos nuestro empeño para mostrarle cercanía al sacerdote, así como nuestra oración. Creemos que asumir compromisos y responsabilidades pueden facilitar la amplia tarea parroquial. Por otro lado queremos que el sacerdote sea con nosotros cristiano y para nosotros sacerdote como afirmó S. Agustín. En cuanto a tener una pastoral vocacional en la nuestra parroquia, te agradecemos la oportunidad que nos brindas en cuanto a la riqueza vocacional que tenemos en nuestra parroquia. Te pedimos que seamos conscientes de ello para poder aprovecharnos de la comunidad de Dominicas (Esperanza, Avelina y Dolores), de Raúl y de Antonio como un gran regalo que puede ayudarnos a discernir nuestra vocación personal.

 

  • Señor, desde el grupo de adultos, queremos ayudarle en la medida en que él se comunique con la comunidad y nos haga llegar sus necesidades. Y creemos que es fundamental pedir en nuestra parroquia por las distintas vocaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*