Infancia Misionera 2014

IMG_0440

Alegría. Eso es lo primero que me viene a la cabeza al pensar en los encuentros de Infancia Misionera. ¿El último? El pasado sábado día 22 de noviembre, para el cual nos desplazamos alrededor de 200 niños, catequistas y padres de Tomelloso hacia la localidad ciudadrealeña de Daimiel. Allí nos reunimos con otros cerca de 2000 niños de toda la diócesis, que, bajo el lema “Yo soy uno de ellos”, pretendían hacer ver al resto de personas que los niños también pueden ser misioneros.

Divididos en grupos por colores, que representaban a los cinco continentes, fuimos realizando diversas actividades, como la realización de una cadena de papel en la que cada eslabón pertenecía a un niño, o la visualización de un vídeo sobre la vida de unos niños que vivían en África, entre otros. También tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano el testimonio de una familia de misioneros que habían trabajado en Zambia durante tres años, haciéndonos caer en la cuenta de que cualquiera de nosotros podemos ser misioneros.

A pesar del cansancio por el madrugón del sábado y los nervios de todo el día, no puedo evitar que asome a mis labios una sonrisa al recordar las caras de felicidad y de alegría de los niños al participar en los diferentes talleres que hicimos por la mañana, o la atmósfera de esperanza que se respiraba en la Eucaristía presidida por nuestro obispo Antonio, en la cual nos llenó a todos de energía para seguir llenando el mundo de colores y proclamando el espíritu misionero.

He tenido la oportunidad de participar en varios encuentros de Infancia Misionera, incluso como voluntaria, pero éste ha sido el primero al que he podido asistir como catequista, y creo que hablo en nombre de todas mis compañeras y compañeros al decir que no fue solo un día de fiesta para los niños, sino que nosotros, junto con los padres y madres que nos acompañaron, también pudimos disfrutar de un día en comunidad como niños, para conocernos mejor, ayudarnos unos a otros, reír, cantar y bailar, todos unidos por la experiencia de una misma fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*