La Gracia del Espíritu: Corfirmaciones

cofirmacion-4cofirmacion-5cofirmacion-6cofirmacion-7cofirmacion-8confirmacion-9confirmacion-10confirmacion-12

Empiezo dando GRACIAS AL ESPÍRITU SANTO por la gracia que derramó el sábado pasado en nuestra parroquia sobre los 21 jóvenes, y los 6 adultos que confirmaron su fe delante de todos los que fuimos participes de la celebración.

Dar la enhorabuena a: Jesús David, Mayte, Marta, Sergio, Jaime, María, Mercedes, Pedro José, Ángela, Pedro, José Javier, Alba, Mª Teresa, María, Carmen Mª, Sara, Álvaro, Rosa Mª, Virginia, Marina, Viviana, Jessica, Ángel, Mª José, Eusebio, Flor y Florencia que no tienen miedo a decir SÍ a Dios y a la iglesia.

Destacar dos momentos del sacramento:

Uno de ellos, quizás el más significativo de la celebración fue cuando D. Tomás nos pedía a toda la asamblea rezar unos minutos en silencio para que el Espíritu Santo derramase en los confirmandos su fuerza y sus dones: Fortaleza, Sabiduría, Piedad, Consejo, Ciencia, Entendimiento y Temor de Dios.

Y el culminante fue el de la Crismación, donde el Vicario impondría en la frente de cada uno de ellos el Santo Crisma, -aceite perfumado- impregnándolos para hacerles semejantes a Cristo, y así ser testigos de Él.

Fueron muchos los momentos emotivos que allí se vivieron, tanto los padres, padrinos, familiares y sobre todo yo, que he acompañado a estos jóvenes durante los tres últimos años en su formación cristiana. Hemos compartido muchas cosas, la mayoría buenas y bonitas. Quiero a cada uno de ellos desde el corazón, ya que me han aportado muchas cosas, sobre todo la ilusión de seguir poniéndome al servicio de Dios y de la Iglesia. A veces me ha costado abrir el oído para saber que me pide Dios y desde la pequeñez de mi ser humano me he puesto en sus manos. He pedido y rezado por cada uno de ellos y lo seguiré haciendo porque siempre estaré para lo que me pidan y necesiten.

Termino con una frase del Beato Juan Pablo II; “La Confirmación nos vincula más estrechamente con la Iglesia, nos corrobora en el testimonio de Cristo y en el amor coherente a Dios y a los hermanos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*