Primeras confesiones

20150313001929

El pasado domingo 8 de marzo los chicos y chicas que este año recibiremos a Jesús por primera vez en la Eucaristía, recibíamos el abrazo de Dios por medio del sacramento de la confesión. Lo hacíamos acompañados por nuestros padres, catequistas y cuatro sacerdotes.

En la iglesia nos presidia Jesús, un gran corazón y una cadena negra. Esta simbolizaba el pecado, todo aquello que nos impide sentir a Dios en nuestros corazones.

Por medio de la parábola del hijo prodigo, comprendíamos, el cariño del padre que se alegra profundamente cuando su hijo vuelve a casa. Dios padre nos quiere siempre porque somos sus hijos. Aunque nos apartemos de Él, Él sigue queriéndonos esperando que volvamos a su casa y a su amor.

Una  vez hecho un examen de conciencia, uno a uno, nos dispusimos a confesar con los sacerdotes que nos acompañaban. Era un momento muy importante para nosotros, por primera vez sentiríamos como Dios padre nos abrazaría y perdonaría nuestros pecados.

Una vez habiendo confesado, nuestra catequista nos entregaba la Oración de yo confieso con una bonita imagen de Jesús.

La celebración terminaba con un emotivo abrazo que nuestro sacerdote D.Antonio nos pedía darle a nuestras familias, y todos cogidos de la mano rezamos EL PADRE NUESTRO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*